Breve historia de los leguleyos

Compartí en tus redes sociales:
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Facebook
Facebook

Por Daniel Roncoroni.

Ilustración de Rodolfo Parisi

Esta pintura figurativa representa un esteriotipo antiguo, común desde el medievo, de quienes tenían el culto de postrarse y fingir menesteres con el fin de ganarse el patronato de los poderosos. Las hambrunas y las guerras incrementaban tanto el número de desposeidos que, los pocos que sabían leer y escribir, y faltos del auxilio de parentelas entongadas, también necesitaban del favor feudal para subsistir. Sus talentos hacían diferencia, y la clase dominante los reclutó para administrar justicia, tanto humana como divina. En un texto merovingio, de autor desconocido, se lee: “Mientras viva, os deberé el servicio y la obediencia compatibles con la libertad, y no tendré en toda mi vida el derecho de sustraerme a vuestro poder o protección”. “Formulae Merovingici et Karolini Aevi”, citado en “Guerreros y Campesinos”, George Duby.

Compartí en tus redes sociales:
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Facebook
Facebook