El artífice de la transformación

Compartí en tus redes sociales:
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Facebook
Facebook

Por Marcelo Torres, diputado MC. Ilustración de Rodolfo Parisi.


1- En nombre de la palabra más esperada hubieron éxitos y derrotas. Por un lado, la democracia venció el cáncer de las dictaduras; la solución del problema militar fue nuestro Pacto de la Moncloa. Y no fue poco.


Por el otro, la pata civil de los golpes quedó enterita, arropada por otra coalición que se fue formando al calor del ascenso neoliberal: los medios de comunicación masivos como frente político de la guerrilla financiera, la globalización que aniquila a la clase obrera, y la justicia que no reconoce fronteras, salvo las de clase. Por un asesino preso como Pinochet, decenas de juicios de interés nacional (verbigracia, revocación de contratos de saqueo a empresas trasnacionales) que se resuelven en New York, en Londres. Llegamos a la Patria Grande más por la pauperización que por la convicción. La socialdemocracia, el justicialismo, los demócratas, los laboristas, naturales contradictores del neoliberalismo, servían a los mismos intereses en aquellos duros años noventa.


2- Entonces, ¿a quién votábamos antes que llegase Néstor?


3- La década oscura también fue la más larga: los noventa duraron hasta el 2003. Al asumir Néstor, el coeficiente Gini era el peor de la historia argentina, la pobreza superaba el 50%, los sueldos se pagaban con papeles pintados. Esos números alcanzan para describir semejante infierno; con esta frase, alcanza para conocer el programa kirchnerista: “Los problemas de la pobreza no se solucionan desde las políticas sociales sino desde las políticas económicas”.


4- Desde 1955 en adelante hizo más que todos, siguiendo el camino trazado por Juan Perón. También, hizo lo que pudo, no tanto como hubiera querido. En el asesinato de Mariano Ferreyra, a siete días de su muerte, dijo: “Estoy acongojado por el crimen del joven militante. Jamás se puede justificar este tipo de cosas, son horrendas, dolorosas, tremendas. No se debe dejar ningún vestigio de impunidad y castigar a los autores intelectuales y materiales”. Y el precepto se cumplió.


5- Fue parte de una liga de gobernantes irrepetibles, la generación dorada de la política latinoamericana, la decisión de sentirnos hermanos en serio tuvo un hito fundante, el “NO al ALCA”. Ese acuerdo comercial, promovido por EE.UU, hubiera arrasado con las industrias nacionales. En ese marco se fundó la Unasur y Néstor fue, de mod natural, su primer Secretario General. Medió en el conflicto Colombia-Venezuela e impidió la guerra fraticida.


6- Por si fuera poco, era adivino. Dijo: “Las corporaciones no quieren un presidente. Quieren un gerente”. Tranquilo, la pesadilla terminó, Néstor.


7- A diez años de tu partida, sos millones.

Compartí en tus redes sociales:
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Facebook
Facebook