Buddha, Crimson y los mandalas de primavera

Compartí en tus redes sociales:
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Facebook
Facebook

Por Daniel Roncoroni

El 11 o el 12 o el 27 de abril del año 483 A.C o del 411 A.C., falleció Siddharta Gautama, o Buddha o ”El Despierto” o “El Incomparable”, inaugurando el uso de los alias, otros de los aportes que las religiones, generosas en reprimir todo lo vivo, dieron a los modelos panópticos que harían furor, paradójicamente, durante el auge del laicismo, milenios después.

Convengamos que el tipo murió; la fecha es relativa, tanto como la filosofía que dicen practicó, y que sus discípulos propagaron por el mundo. En Occidente, de la mano del hippismo y sus correlatos posmodernos que enloquecieron y desviaron a las izquierdas, no se elevaron más allá del suelo, en gesto similar a cuando Él levitó sobre el río Ganges. En el particular, el budismo logró su cumbre con el tema Matte Kudasai, de King Crimson.

Compartí en tus redes sociales:
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Facebook
Facebook